Blogia
ME APUNTO

Otro Pleno Ordinario

Ayer, el Salón de Plenos del Ayuntamiento olía a cinismo y a miedo. De verdad. Había una sensación rara en el ambiente anoche, en uno de esos Plenos Ordinarios en los que los políticos de turno miran a la gente, y como hay público, se sienten, con un cierto cariz de arrogancia, como superiores ante esos pobres infelices que están convocados para oír pero no para hablar; daba la sensación de que como borreguitos allí estábamos para ser adoctrinados por cualquiera de ellos,  subidos en tan desprestigiado púlpito.

Como siempre no faltaron las malas formas y falta de respeto ya tan comunes que parecen normales, como por ejemplo ponerse a hablar cuando un compañero está en el uso de la palabra o cuando alguno tomaba la palabra por primera vez y no saluda o desea unas “buenas noches”, pero es que ya todo es tan mecánico que hasta las formas se pierden.

Ellos y ellas, (esto lo digo porque me repatea lo de “los ciudadanos y las ciudadanas” y se trató algo al respecto) nuestros políticos, creen dos cosas:

Una es que se creen que manejan el difícil arte de la ironía sin llegar a faltar el respeto, pero lo siento: no lo consiguen. El único que pudo rozar el intento fue Juan José Dorta, Cheo, cuando al final “para colaborar de una manera productiva a la plena incorporación de la nueva secretaria accidental sin llegar a desbordarla de trabajo” recordó la necesidad de votar la urgencia de un punto anterior, lo cual no se había hecho y era recordarlo labor de ella.

La segunda cosa es que se creen que los oyentes somos tontos. No me explico cómo si un punto era la puesta en conocimiento de alegaciones a una plantilla del presupuesto, o  de una sentencia, no pasan a leerlas y ya está, sino que entran a valorarla como si la opinión de cada uno de ellos, valiera más que la de alguna de las personas que allí estábamos. Algo así como que querían dejar claro que lo que ellos hacían estaba bien y lo que hacían otros no, simplemente porque ellos lo dicen y dando a entender, como si clases magistrales fueran, que lo que ellos leían tenía que ser interpretado de “tal y tal” manera ya que en muchas ocasiones paraban la lectura para remarcar y para apostillar “esto quiero que quede claro” con la necesidad imperiosa de llamar la atención del público tratándonos como imbéciles.

 

En la estancia se olía miedo, tanto que hasta era nauseabundo. Tras proceder a la lectura de la sentencia de un Juez de lo Contencioso Administrativo comenzó un aluvión de críticas, insultos y gritos al demandante, es decir, Cheo. Lo que no me cabe en la cabeza es que una Sentencia sea tan importante como para llevarla a pleno y menos aún que la lleven antes incluso de que expire el plazo de la presentación de alegaciones, ya que llevar una sentencia a pleno antes de que sea firme es susceptible de apelación, como deberían saber y por lo tanto la tortilla se les puede girar. La pregunta está en que si hubiera prosperado la demanda si ésta la hubieran llevado a pleno. Sorprendente es ver como Francisco González en tres intervenciones no hacía sino repetir y repetir lo mismo lo cual era una interpretación de la sentencia, única y exclusivamente una interpretación de la misma, siendo la diferencia en que cada una de las veces que hablaba el volumen de su voz aumentaba, llegando a ser en la última intervención un auténtico griterío porque, desde mi punto de vista, olía miedo. A todo esto el Alcalde-Presidente, Diego, no fue capaz de llamar la atención a su compañero de partido porque lógicamente a él le interesaba. Ese es nuestro alcalde transparente cuya única preocupación ayer fue beber agua y tener las gafas limpias con gesto desentendido mientras linchaban al portavoz de la oposición (ese es el arbitrio que cree que queremos). Lo de Jara es una mención aparte, este político que rojo de entusiasmo llamó inmaduro a Cheo, me recordó hace pronto 4 años una acalorada conversación que tubo conmigo en las Fiestas de Abril en donde me mintió, no sé si será su costumbre, delante de varios componentes de su lista de CCN, diciéndome que era doctor por la Universidad de Valencia, y que su director de tesis fue un tal Manuel Hernández que conoció mientras hacía la mili. Fue ejemplar su actuación, de manual deontológico pidiendo disculpas al portavoz socialista por su tono y luego linchándolo verbalmente (ese es otro político que dice representar a la sociedad icodense; espero que no en educación)

El último punto de urgencia mejor ni lo comento, nunca había sentido tanta vergüenza ajena de una concejal de HACIENDA que no se sabe que las siglas LPGE hacen referencia a la Ley de Presupuestos Generales del Estado que es algo así como que un alumno o profesor de instituto no sepa que ESO es Educación Secundaria Obligatoria

 

Ahora toca al otro aroma infumable en la sala, el cinismo: cuando dicen algo así como que los funcionarios no tienen tiempo para la cantidad de trabajo que tienen y viendo como secretaria accidental a Nieves, la Jefa de Sección de Urbanismo, me dieron unas ganas tremendas de levantarme y echarme a reír. Cómo se puede ser tan cínico. Lo digo porque aún estoy esperando la respuesta de un escrito que presenté en 2009 sobre una denuncia urbanística en donde el Equipo de Gobierno ante un presunto delito de prevaricación esta haciendo oídos sordos (omisión). Hoy mismo, delante de los administrativos y de la técnico que me atendió me dijo Nieves,  no sé si en calidad de Jefa de Sección o de Secretaria porque ya eran más de las 11, que no podía atenderme ni darme ninguna cita y que ya me llamaría,  pero es que ha tenido dos años para hacerlo y siempre pone la misma excusa: “ya te llamo”, mes tras mes cada vez que acudo como ya saben los administrativos que allí trabajan. Vale que tenga mucho trabajo, vale que sea una mal educada y cuando entre o salga de las instalaciones de la Gerencia ni salude ni dé los Buenos Días, o que le grite a algún ciudadano cuando van a hablar con ella (el que nace mal educado será durante toda su vida mal educado) pero en dos años creo que podría haber sacado algo de tiempo para explicarme por escrito las razones administrativas por las cuales no se puede incoar un expediente sancionador a un vecino, después de que en un informe técnico de la propia Gerencia de Urbanismo se diga que dicho vecino está invadiendo la vía pública con una construcción. De cajón. Lógicamente el asunto tendré que llevarlo por la vía judicial porque por la vía administrativa estos políticos no resuelven nada. Francis Glez dice que “él no esta para eso, teniendo cosas más importantes como Riquel o el Anillo Insular” por lo que me manda a la Jefa a que lleve el expediente la cual en dos años no me ha respondido y ahora me desvía a una nueva técnica que lo único que dice es “yo no puedo hacer nada”.

Como siempre hay funcionarios y funcionarios y supongo y espero que la mayoría sean muy trabajadores y sobre todo respetuosos, pero siempre tiene que haber un garbanzo negro.

Y así transcurrió el pleno de ayer. No iba a uno desde que este grupo de gobierno votó a favor del Puerto de Granadilla en  representación de todo el pueblo de Icod y es así como nos gobierna un equipo dirigido por un alcalde ecologista que está a favor de la guagua como medio de transporte (está claro que el Ayuntamiento le paga los 6 euros que cuesta ir a Santa Cruz, pero no dice nada de que el precio es exagerado para un pensionista que quiere ir a ver a algún familiar al Hospital más cercano (50Km) porque su mismo partido político pasa del Norte de Tenerife) pero al mismo tiempo, con el mismo cinismo,  vota a favor de un Puerto en Granadilla que un Juzgado ha paralizado, pero claro “vamos a leer las Sentencias Judiciales que a nosotros nos interesen.”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres